martes, 15 de marzo de 2011

SIN PERMISO

PÚBLICO, 9 de marzo de 2011 
AGUSTÍN MORENO
Soy afiliado de CCOO, hice la huelga del 29 de septiembre y me he manifestado en defensa de las pensiones. Como nadie me ha consultado sobre la firma del pacto de pensiones, decidida desde la dirección, pero sin debate con las bases ni en las estructuras, quiero expresar mi opinión. El contenido del acuerdo se centra en: aumentar la edad legal de jubilación a 67 años, necesitando 37 de cotización para alcanzar el 100% de la base reguladora, y en la exigencia de tres años y medio más de cotización (38,5) para poderse jubilar a los 65 años; y en ampliar los años de cómputo para el cálculo de la pensión de 15 a 25 años, lo que supone un recorte de hasta un punto menos por año (Zubiri), es decir, un 10%, aunque se beneficien algunos.
El contexto viene marcado por varios factores. Una crisis económica fruto de la especulación financiera del capitalismo de casino. Tras inyectar fondos públicos en el sistema financiero y algunas medidas neokeynesianas de reactivación, los neoliberales desataron un vendaval a favor del ajuste y contra los derechos sociales y laborales. En España se concreta en el decretazo que recortó el gasto público, la reforma laboral y ahora el acuerdo de pensiones. La percepción social es que la crisis la pagan los de siempre.
Ya desde 1994, el Banco Mundial planteaba que había que retrasar la edad de jubilación y recortar el nivel de prestaciones para, después, crear el pilar privado. En consecuencia, se puso en marcha una campaña machacona a través de los medios de persuasión masiva.
La huelga general del 29 de septiembre fue muy respetable; participaron millones de huelguistas y de manifestantes contra la reforma laboral y los recortes en pensiones. Que no se les haya pedido opinión puede explicar por qué tres de cada cuatro ciudadanos están en contra del acuerdo a pesar de la intensa propaganda a favor.
Por último, la estrategia sindical de intentar “limitar los daños” ha sido equivocada al ponerse a negociar con un Gobierno decidido a legislar a fecha fija con o sin acuerdo; con un planteamiento de auténtica fuga hacia adelante al incluir todo tipo de materias, pero excluyendo la derogación de la reforma laboral; y quemando las naves al no plantearse movilizaciones serias desde el 29-S, abocándose a firmar lo que hubiera en la mesa.
En cuanto a las consecuencias, obliga a seguir trabajando hasta una elevada edad, pero millones de trabajadores no llegarán activos a los 67 años (la tasa de ocupación de 60 a 64 años es sólo del 32%) por ser despedidos, por problemas de salud, etcétera, y se les aplicarán los coeficientes reductores (un 7,5% por cada año que se jubile antes). Subir el periodo de cotización a 38,5 años pone un listón inalcanzable para muchos trabajadores con carreras laborales inestables por el desempleo y la precariedad, que verán disminuida notablemente su pensión.
A medio plazo, el debilitamiento del sistema de reparto producirá una importante segmentación en la sociedad española: las pensiones públicas se aproximarán cada vez más a las asistenciales y pocas personas podrán acceder a los niveles máximos de pensión del sistema, invitándoseles a que suscriban planes privados.
Los sindicatos no debieron firmar. El grave compromiso asumido por CCOO y UGT les señalará como responsables del retroceso social durante mucho tiempo y con mayor fuerza que al Gobierno Zapatero, institución más efímera. La alarma social creada producirá una ruptura con amplios sectores laborales, de jóvenes y mujeres, que les culparán de sus problemas para alcanzar una pensión digna.
Esta quiebra de la confianza hará muy difícil recurrir a la necesaria movilización ante los ataques a los convenios, a los salarios, a la sanidad. La credibilidad no depende de los programas, sino de las formas democráticas de hacer.
Políticamente, el pacto no va a servir para que el PSOE salve los muebles en las elecciones dado el nivel de derechización e incumplimiento de su programa. Pero tampoco ayuda a las mesas de convergencia ciudadanas, si no extienden su Indignez-vous! a estos ataques al Estado social.
En conclusión, el acuerdo es injusto porque sólo se sacrifican los trabajadores y España tiene un gasto en pensiones inferior a la media europea. Innecesario con un superávit de 64.000 millones de euros y porque hasta 2030 no habría problemas en la Seguridad Social. Y equivocado porque sólo incide en el gasto, no se preocupa de los ingresos ni de una política económica orientada al empleo y al reparto del trabajo. ¿No es preferible que trabajen los jóvenes con 30 años que las personas de 66?
Entre las páginas de un libro he encontrado un panfleto de 1976 de CCOO de la construcción de Madrid, en el que se exigía la jubilación a los 60 años. Es evidente que vivimos un momento difícil. Se necesita un giro estratégico y una resistencia inteligente de recuperación de derechos. Ello pasa por mucha honestidad y coraje, un trabajo duro y más democracia participativa. La izquierda social y política tendrá que construir un pensamiento crítico y alternativas al neoliberalismo. De lo contrario, nada está asegurado y derechos que costaron cien años conseguir se pueden perder en unos meses.
Agustín Moreno es Profesor. Fue Secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras de 1978 a 1996.

jueves, 10 de marzo de 2011

LA PROTESTA EN LA CAPITAL MADRILEÑA

Ni los trabajadores se unen, ni las protestas avanzan en Madrid capital.

MADRID SIGUE SIENDO EL CENTRO DE LA PROTESTA COLECTIVA PERO CADA VEZ SON MÁS LAS PROTESTAS Y MENOS NUMEROSAS.

Cuando Karl Marx dijo “proletarios del mundo uniros” como idea para combatir el capital y a partir de ahí nació el comunismo y la planificación social; nadie pensó que estas  pautas las tomaría el capitalismo. Sí; y digo bien, las tomó y toma el capitalismo actual. En el momento actual de crisis económica que se habla; existe en la Europa del Capital, España y Madrid, por consiguiente; no sólo una crisis económica, sino una crisis de anomia en el sentido de Durkheim, es el capitalismo el mercado, etc.. los que planifican sus estrategias, los que establecen planes “quinquenales o anuales”, los que permanecen unidos y firmes ante un posible brote de la sociedad civil, ante una efervescencia colectiva “de nuevo en sentido de Durkheim” que pudiera cambiar la estructura social. Seguramente, ese capitalismo unitario, planificador y devorador esté tomando nota de lo que ocurre en el norte de África; tras la tempestad vendrá la calma,  y piense cómo puede llegar allí y mutar las condiciones de efervescencia colectiva que se dan.
Pero, es en el seno de la izquierda política europea, y por consiguiente Española y Madrileña; hago esta especificaciones por ser el ámbito madrileño en el que nos centraremos; donde se da la máxima liberal – a cada cual según sus posibilidades, que retocada un poco se podría decir: que cada uno tire con su individualismo político por donde quiera, y se monte su chiriguito- y me estoy refiriendo lógicamente a la falta de unidad que existe y se da en la izquierda frente a la derecha. Una transmutación de valores estructurales de su funcionamiento. Funcionando a la inversa que la derecha. Unos se unen y otros se separan.
No vamos analizar el espectro ideológico político pero sí vamos a hacer un repaso al movimiento social madrileño y sus protestas en el mes de Enero. En ellas vemos claramente la falta de unidad del movimiento social, una falta de unidad que en palabras de Adell.R (2008) conducen a lo que se puede denominar la protesta en “yo y mi pancarta”.  Utilizamos aquí la simbología y nomenclatura que usa R. Adell, sociólogo de UNED, uno de los mayores conocedores de la realidad del movimiento social madrileño. Utilizando su archivo como fuente de referencia. http://www.uned.es/dpto-sociologia-I/Adell/webramon.htm

Existe una gran diferencia entre quién convoca y contra quién protesta. El 20 enero la CGT convocó en las puertas de la Agencia Efe contra las agresiones mediáticas de esta agencia contra chiapas. http://www.cgtchiapas.org/documentacion/comunicados-cgt/cgt-convoca-concentraciones-ante-agencia-efe-por-agresion-al-ezln
Esta noticia no fue dada por ningún medio y apenas tuvo repercusión mediática en internet. Lógicamente si las agencias informativas quieren censurar algo lo hacen, no es necesaria que exista una censura gubernamental si existe una censura mediática es suficiente. Si hay silencio nadie te va a acusar de nada. Las pautas del S XXI en cuestión de censura no son llevadas a cabo sólo por los gobiernos,  quienes censuran son los medios de comunicación, y por consiguiente el capital.
Pero si una convocatoria se muestra a favor de tus intereses, me refiero a los de los Mas Media, como pudo ser la del pasado 5 de Febrero de voces contra el terrorismo (asociación encabezada por Felipe Alcaraz, expresidente AVT), la cosa cambia. Miles de páginas de internet, prensa escrita, radio, televisión... todo es poco para que vaya el mayor número de gente posible a la convocatoria.

Pero el año 2011 comenzó con un horizonte previsto, una posible huelga general a finales del mes de Enero. La reforma de las pensiones que planteaba el gobierno no era vista con buenos ojos por ningún sindicato. El día 2 Enero a las puertas del congreso la Asamblea de Vallecas por una huelga general protestaba frente al congreso de los diputados. No habían terminado las navidades y se preveía un final de mes movidito en Madrid.
Los vecinos de Hortaleza realizaban su cabalgata de reyes alternativa, no están de acuerdo con la privatización de este evento por parte del ayuntamiento madrileño. El mismo día por la mañana el foro por la memoria histórica soltaba en la Puerta del Sol 400 globos en recuerdo de los niños robados durante la dictadura y los primeros años de transición. El movimiento ocupa ocupaba un edificio en la Corredera Baja de San Pablo, cerca del Palacio de Esperaza Aguirre y de la nueva sede del Patio Maravillas. Colectivos de internautas Anonymus invitaban a concentrarse en la Calle Preciados en apoyo a Assage y Wikileaks. Llevábamos 10 días del mes y estas eran algunas de las protestas más sonadas que se daban en Madrid Capital.
La federación regional de asociaciones de vecinos de Madrid, Protestaba el día 28 a las 12 de la mañana,  por la subida de la luz, e inicia una campaña movilizaciones. Pancarta con rostros de los  expresidentes Felipe González y José Maria Aznar;  'Desenchufar para ahorrar'. “Con estas tarifas se me funden los plomos”, “No a la subida de la luz. Las eléctricas, mafias empresariales”; eran algunos de los lemas anunciados. 
El día 13 comenzaban las protestas de solidaridad con el mundo árabe en la puerta del Sol. Primero fue Túnez y después serán Túnez y Egipto; y, entre medias una convocatoria en solidaridad con la revolución Bolivariana.  La cosa cambiaba con respecto del año pasado cuando por los mismos días se vivían protestas en solidaridad con Aminatu Haidar en huelga de hambre, entonces. Protestas solidarias encabezadas por la “nueva izquierda” y con ciertos apoyos puntuales de los sindicatos mayoritarios. El capitalismo y la contravenezolana y bolivariana, también se solidarizaban pero en contra de Evo Morales y  Hugo Chávez en el retiro.
A mediados de mes se comienza a votar en el congreso la Ley Sinde, lo que se traduce en la calle en nuevas protestas protagonizadas por un “Partido Pirata”, curiosas siglas para un partido que decidiera formar parte de las elecciones. “Vichy” era objeto de las protestas de la CNT por despedir a un trabajador; ¿y el resto de sindicatos dónde estaban?. Y la nueva Rumasa el día 31 enfrentaba: a 100 trabajadores que protestaban por no haber cobrado sus nóminas, a 20 cargos de la empresa que la defendían. Ello ocurría en las puertas de la empresa en la Avenida Cardenal Herrera Oria.

Solidaridad Obrera el 22 calentaba el ambiente para una huelga general, 100 personas en la Plaza Tirso Molina combatían el capitalismo. Los parados pretendían hacer una cadena humana desde el congreso hasta la Moncloa el día 24, apenas la hicieron de 300 metros; y, eso que en España pasamos de 4 millones de parados. Pero, claro esos 4 millones no están en Madrid, en Madrid hay cerca de 500.000 parados. A la misma hora que los parados hacían la cadena humana, el PCE e Izquierda Unida hacían un homenaje “en el 34º aniversario de la muerte de los abogados de Atocha”.
El 25 Enero colectivos antifascistas en la Puerta del Sol protestaban por la situación político-económica y social del país. Cuatro detenidos al intentar sobrepasar el límite legal de la concentración. La policía interviene y algunos manifestantes son apaleados por la policía. Los viandantes recriminan a la policía al observar lo que ocurre. El día 27 colectivos de anticapitalistas se solidarizaban con la huelga general de Navarra, País Vasco, Cataluña y Galicia. Una manifestación de Atocha a Sol pretendía llegar al congreso de los diputados. 4000 manifestantes son bloqueados por la policía en la entrada a la carrera de San Jerónimo. La policía carga y los manifestantes intentan montar por las calles aledañas unas barricadas quemando algunos contenedores de basura. 8 Policías heridos y ningún manifestante, pero ¿qué heridas tenían los policías si no hay ninguna imagen de ello y sí hay imágenes de todo lo sucedido? No negamos que existiera parte de lesiones de los policías pero no  motivamos dichas lesiones en la confrontación con los manifestantes. El día 29 los vecinos de carabanchel se suman a estas protestas y se manifiestan por el barrio, “Contra la reforma de las pensiones, por un trabajo digno ya. No a los recortes laborales y sociales. Por una nueva huelga general.”
El horizonte de una posible nueva huelga general quedaba trastocado tras la nueva firma CCOO, UGT, COE, y gobierno. ¿Qué ha pasado? Tampoco lo tenían fácil los sindicatos mayoritarios tras el fracaso del 29S. Pero, y los ciudadanos ¿si no tienen partido que asuma sus ideologías, sindicatos que las reclamen; qué les queda? Veremos en el mes de febrero que reivindicaciones principales se dan en la calle Madrileña y qué resultados tienen.


Alberto Olayo Yestera

lunes, 7 de marzo de 2011

“La crisis capitalista…

Fuente:
http://www.attacmadrid.org/?p=3915

David Harvey: “Existe una relación entre urbanización y formación de la crisis”.
David Harvey
Por Natalia Aruguete, pagina12.com.ar
Mientras algunos expertos se esmeran en alegar que la actual es una crisis de las hipotecas subprime o el estallido de un capitalismo que se ha financiarizado, David Harvey prefiere hablar de “crisis urbanas”, provocadas por una fiebre de la construcción “sin importar qué”. Autor de Breve historia del neoliberalismo, Harvey no sólo acusa a la desregulación del sector financiero como uno de los factores que llevaron al descalabro actual, sino que advierte que la supremacía del capital concentrado sobre las decisiones políticas seguirá siendo un impedimento para salir de la crisis. En su paso por Buenos Aires, invitado por el Cemop, el geógrafo británico dialogó con Cash sobre las transformaciones del mercado inmobiliario en las últimas décadas, la orientación que tuvo la inversión en infraestructura y la consecuente “acumulación por desposesión”. Frente a un modelo que no es sustentable, Harvey propuso pensar “un nuevo tipo de urbanización”.
Desde su perspectiva como geógrafo, ¿qué conexiones encuentra entre urbanización y esta crisis?
–Una de las cosas que me gustaría enfatizar es la relación entre urbanización y formación de la crisis. En las décadas del ‘50 y ‘60, el capitalismo se estabilizó con una forma de masiva suburbanización: caminos, autos, un estilo de vida. Una de las preguntas es si son sostenibles a largo plazo. En el sur de California y Florida, que son epicentros de la crisis, estamos viendo que este modelo de suburbanización no sirve más. Algunos quieren hablar de las crisis subprime, yo quiero hablar de las crisis urbanas.
¿Qué piensa de las crisis urbanas?
–En la década del ‘80 se pensaba que Japón era una potencia y se cayó en los años ‘90 por la crisis de los precios de la tierra. Desde entonces, no se recuperó más. También existe una preocupación en Estados Unidos de que la crisis inmobiliaria impida la recuperación, pese a los intentos que se hacen. Otra cuestión es que la forma de uso intensivo de la energía requería muchas extensiones de terreno y creaba un estilo de vida de lugares dispersos. Esto está planteando, justamente, un nuevo tipo de urbanización. Lo llamativo es que China está copiando a Estados Unidos, lo que es muy tonto. Uno observa que no es sustentable bajo la crisis ambiental. Existe una alta conexión entre desarrollo capitalista, crisis capitalista y urbanización.
¿En qué medida influyó la transformación del mercado inmobiliario en la crisis de la urbanización?
¿Dónde puso la gente rica su dinero en los últimos 30 años? Hasta los ‘80, poner dinero en la producción daba más dinero que ponerlo en el negocio inmobiliario. A partir de allí empezó a pensarse dónde poner el dinero para que dé una tasa de retorno más alta. Los mercados inmobiliarios y de la tierra son muy interesantes: si yo invierto, el precio sube, como el precio sube, más gente invierte, entonces sigue subiendo el precio. A mediados de la década del ‘70, en Manhattan (Nueva York), se podía vender por 200.000 dólares un tipo de edificio que ahora cuesta dos millones de dólares. Desde entonces, hubo burbujas de distintos tipos, que se van reventado una a una. Los mercados bursátiles se volvieron locos en los años ‘90. Si uno observa la participación de los distintos sectores en el producto bruto interno de los Estados Unidos, en 1994, el mercado accionario tenía una participación del 50 por ciento en el PBI. En el 2000 subió a un 120 por ciento y empezó a caer con la “crisis puntocom”. Mientras que la participación del mercado inmobiliario en el PBI empezó a crecer, y pasó del 90 al 130 por ciento en el mismo período.
¿Qué opina sobre la orientación que tuvo la inversión en infraestructura en las últimas décadas?
–El capitalismo no puede funcionar sin su infraestructura típica: carreteras, puertos y vías, edificios y fábricas. La gran pregunta es cómo se construyen estas infraestructuras y en qué medida contribuyen a la productividad en el futuro. En Estados Unidos se habla mucho de puentes que van a ninguna parte. Hay intereses muy grandes de los lobbistas de la construcción que quieren construir sin importar qué. Pueden corromper gobiernos para hacer obras que no van a ser de uso para nada.
Un ejemplo de lo que describe es lo que sucedió en España, con el boom de la construcción.
–Una parte de la explicación de la crisis en Grecia y España puede vincularse con estas malas inversiones en infraestructura. Grecia es también un caso típico con los Juegos Olímpicos, grandes obras de infraestructura que ahora no se usan. En los años ‘50 y ‘60, la red de caminos y autopistas, en Estados Unidos, fue muy importante para el mejoramiento de la productividad. Algo similar se observa actualmente en China, con caminos, ferrocarriles y nuevas ciudades, que en los próximos años van a tener un alto impacto en la productividad.
¿Cree qué China está enfrentando la crisis de manera distinta de Estados Unidos?
–Tiene mejores condiciones que otros países, sobre todo porque cuenta con grandes reservas de divisas. Estados Unidos tiene un gran déficit y China, un gran superávit. El otro problema en Estados Unidos es político.
¿Cuáles son los factores políticos que dificultan salir de la crisis?
–Quien intenta construir obras de infraestructura útiles es acusado inmediatamente de “socialista”, que es lo que está sufriendo Barack Obama. En China eso no importa porque tienen otras condiciones políticas. El gobierno en China es autoritario y puede poner las cosas en su lugar. En el caso del Congreso norteamericano está dominado por grupos republicanos y demócratas que manejan intereses económicos y las condiciones para tomar decisiones son otras.
Se deduce una diferencia en la relación entre el poder político y el poder económico en estos países.
–En China, por efecto de la crisis americana, la respuesta fue hacer grandes proyectos de infraestructura de inmediato. Además, el gobierno centralizado de China tiene enorme poder sobre los bancos. Dio la orden: “Den préstamos para estas obras a gobiernos municipales y a los privados que estaban haciéndolas”. El gobierno central de los Estados Unidos no puede hacer eso. Se mantiene diciéndoles a los bancos: “Presten” y los bancos dicen: “No”. China está creciendo a ritmos del 10 por ciento después de la crisis y Estados Unidos está por el piso.
¿Cuáles son las fallas institucionales que han llevado a esta crisis?
–Desde la década del ‘70 hubo una idea dominante de que la respuesta era privatizar. Hay muchas alternativas para que el sector público provea mejores servicios que el sector privado.
¿Cree que esta concepción también penetró en el sistema financiero?
–En Estados Unidos, en la década del ‘30, los bancos de inversión estaban separados de los bancos comerciales. En los últimos años se permitió que se unieran. Es un caso de cambio regulatorio, donde el Estado se retira del control.
¿Cómo evalúa el tipo de regulaciones que se propusieron implementar a partir de la crisis?
–Hay una teoría llamada “captura regulatoria”. Supone poner a las gallinas a ser controladas por los zorros. Si uno mira las formas regulatorias propuestas hasta ahora, se da cuenta de que los zorros están ganando y eso es porque los zorros controlan también el Congreso de los Estados Unidos.
¿Hay diferencias entre las políticas impulsadas en los Estados Unidos y en Europa?
–Sí, hay diferencias. Uno de los temas que estoy estudiando es justamente las diferencias que hay en distintos lugares. Por ejemplo, en América latina la reacción de los gobiernos fue mucho más sensible a la crisis que lo que se observa en los Estados Unidos y Europa. En Europa hay un gran conflicto entre los países más grandes y los más chicos. Alemania, que por razones históricas tiene una obsesión con el tema de la inflación, impone el tema de la austeridad. El triunfo de un gobierno conservador en Inglaterra también fortalece la idea de austeridad. Por eso, no sorprende que Europa esté estancada, mientras China está creciendo fuerte.
¿Qué impacto tienen las políticas de austeridad?
–La austeridad es algo totalmente erróneo. En primer lugar, por las diferencias de impacto entre clases sociales. En general, las clases más bajas son las más damnificadas. Además, las clases más bajas, cuando tienen dinero, lo gastan, mientras que las clases altas lo usan para generar más dinero y no necesariamente para hacer cosas productivas.
¿Por ejemplo?
–Muchos ricos de los Estados Unidos compraron tierras en América latina. Esto llevó al aumento del precio de la tierra. En el largo plazo, debemos pensar cómo puede vivir el mundo de acuerdo con sus recursos. Eso no significa austeridad, sino una forma más austera de vivir, que no es lo mismo.
¿En qué se diferencian?
–Deberemos pensar qué es lo que realmente necesitamos para tener una buena vida, y muchas de las cosas que pensamos del consumo son una locura; es dilapidar recursos, naturales y humanos. Tenemos que pensar cómo hacemos en el largo plazo para que 6800 millones de personas puedan vivir, tener vivienda, salud, alimento para que tengan una vida razonable y feliz

miércoles, 2 de marzo de 2011

CHARLA-DEBATE SOBRE LAS CONSTITUCIONES

NACIMIENTO Y FORMACION DEL CONSTITUCIONALISMO ESPAÑOL
1812-1978.

PERIODO CONSTITUYENTE.
LAS CONSTITUCIONES


5 DE MARZO (SÁBADO)  A LAS 12.00 HORAS

PONENTES:
ÁNGEL PRIETO (PROFESOR, ANTROPÓLOGO)
EULALIO ÁVILA (LICENCIADO EN DERECHO,
GRUPO PROMETEUS)

miércoles, 23 de febrero de 2011

“LAS MEMORIAS DE RODRIGO YÁÑEZ, ULTIMO MAESTRE DEL TEMPLE”

PRESENTACION  DEL LIBRO DE
JESUS FUENTES PASTOR
DIA 26 DE FEBRERO A LAS 12.00 HORAS
CASA DEL REPUBLICANO
C/ HERNAN CORTES, 11- GETAFE 


En las memorias de Rodrigo Yáñez, último Maestre del Temple, se relata lo realmente acaecido en los últimos años y momentos de la Orden del Temple, desvelando en 286 páginas y de una forma emocionante y apasionada, hechos hasta ahora desconocidos al gran público.



HACE LA PRESENTACION EL AUTOR DEL LIBRO
              JESUS FUENTES PASTOR

jueves, 17 de febrero de 2011

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE JUAN AMBÓU

“LOS COMUNISTAS EN LA RESISTENCIA NACIONAL REPUBLICANA”
“CASA  REPUBLICANA”, C/ HERNÁN CORTÉS 11 – GETAFE
DÍA  19 FEBRERO A LAS 12,00h
Presenta el libro : Emilio    Rincón (PCPE)
Interviene: Agustín  Clemente (vicepresidente de   Unidad  Cívica por la república)